Diferencias entre orar y rezar

Comunidad de creyentes es un término con un gran valor social y político, el cual hace referencia a aquellas personas que creen en algo, por eso tiene una gran importancia en el ámbito religioso, sobre todo, en aquellas fes monoteístas que reconocen una tradición espiritual. Por eso se define creyente como la manifestación de creencias que son propias de las personas que poseen fe, que se caracteriza por una actitud de confianza hacia algo, en especial hacia Dios.

Las palabras orar y rezar están muy vinculadas a las personas creyentes y religiosas y, lingüísticamente hablando, son dos acciones que se dirigen oral o mentalmente a una persona para pedir o agradecer algo, aunque cabe señalar que en la tradición judeo-cristiana no se conoce por ser lo mismo.

Por esta razón, a continuación te informamos sobre las pequeñas diferencias entre orar y rezas.

Normalmente, orar se hace de forma silenciosa y rezar en voz alta

Diferencia en el origen

La palabra orar proviene del latín orāre, que significa hablar, pedir o suplicar por alguna cosa. En el otro caso, la palabra rezar también tiene origen latín, y se conoce como recitāre, que quiere decir literalmente recitar.

Diferencia en el concepto

Por un lado, orar hace referencia a la acción de dirigirse a alguna divinidad de forma oral o mental, teniendo en cuenta que la mayoría de veces se hace para pedir algo para sí mismo o para otra persona. También puede ser para agradecer por alguna cosa que haya recibido y que ha sido satisfactoria para su persona.

Por otro lado, según la Real Academia Española, rezar es destinar a una entidad santa oraciones y plegarias religiosas. También hace referencia a un tributo que se le rinde a Dios como una manera de manifestar respeto y sumisión a sus mandatos.

Diferencia en la forma de hacerlo

Si nos fijamos en orar, una de las cosas más importantes a la hora de hacerlo es de forma silenciosa e introspectiva, ya sea para pedir a una deidad algo o para reconocer los propios errores y pedir perdón.

Al orar, cada uno puede hacerlo con sus propias palabras o recurrir a algunas de las oraciones tradicionales de la Iglesia, teniendo en cuenta que, normalmente, las personas creyentes realizan este tipo de acción religiosa dentro de una Iglesia.

  • Ave María
  • Padre Nuestro
  • Gloria Patri
  • Rosario
  • Salve

Sin embargo, la forma más correcta de rezar es hacerlo en voz alto a través de algunos cantos o acciones, por ejemplo, bendiciendo a alguien más mediante el uso de la palabra.

Rezar es importante hacerlo en compañía de la familia, la pareja o directamente de un grupo de personas, lo cual resalta más efectuar la acción en voz alta.

Desde los primeros tiempos, los cristianos rezan al menos 3 veces al día. Una por la mañana para dedicar ese día a Dios y pedirle su bendición y compañía, otra a la hora de comer y la última por la tarde para agradecer el día maravilloso o pedir perdón por algún acto cometido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *