Diferencias entre símil y metáfora

Las figuras literarias o figuras retóricas son aquellas formas no convencionales de utilizar los vocablos con el fin de ofrecerles una mayor vehemencia, viveza y encanto para asombrar, emocionar, inspirar o inducir. Normalmente, se hacen uso de ellas en los discursos literarios y en ciertos géneros como la poesía, la narrativa y el ensayo, todo ello para potenciar sus capacidades expresivas y darle ese toque estético y bello.

Esto no hace que se limiten a la literatura, a veces se emplean en el lenguaje coloquial que es el del día a día, e incluso, algunas figuras literarias ya están asimiladas como tal en algunas expresiones o giros.

Dos de las figuras retóricas más conocidas son el símil y la metáfora. ¿Quieres saber las diferencias que hay entre ambas?

El símil compara dos cosas y la metáfora las sustituye

Diferencia en el concepto

Por un lado, el símil es una figura literaria que se fundamenta en la comparación por semejanza de una cosa con otra, lo que provoca que las características de una pasen a la otra y viceversa. Por otro lado, la metáfora es una figura literaria que se utiliza para señalar la clase de semejanza mediante sustitución que existe entre una cosa y otra, siendo una el sentido literal y la otra el figurado.

Diferencia en el ámbito de uso

Generalmente, el símil aparece en la literatura como una forma de mandar un mensaje aportando un valor estético muy alto que hace que embellezca la obra. También puede aparecer en el día a día de un individuo de forma natural, y en este caso, se enfoca más en acentuar una idea o en lanzar toques peyorativos. Respecto a la metáfora, ésta aparece en la teoría literaria, en el ámbito de la psicología y en la lingüística como figura de modificación semántica.

Diferencia en las palabras conectoras

En el símil se utilizan ciertas palabras conectoras para manifestar la comparación entre una cosa y otra, por ejemplo, “como”, “que” y “cual”. También se usan otros vocablos, véase “igual a”, “semejante a”, “igual que” y “así como”. En el caso de la metáfora se usa mucho el conector “como” para hacer la sustitución.

Diferencia en el método

El símil trata de comparar un elemento con otro para crear un sentido en concreto y la metáfora sustituye un elemento por otro teniendo en cuenta las semejanzas entre ambos.

Hay que destacar que el símil es más bien una proximidad que no se puede alargar, reemplazar o invertir, mientras que la metáfora es una ecuación que tiene la capacidad de ser alargada, reemplazada o invertida por otras metáforas.

Diferencia a través de ejemplos

Símil

  • Ese paloma es peso pluma: significa que no pesa casi nada.
  • María es tan blanca como la nieve: significa que su piel es muy blanca.
  • Sus guantes son tan suaves como el terciopelo: significa que los guantes son de una tela muy sedosa.

Metáfora

  • “La luna es una ausencia.
    Se espera siempre.
    Las hojas son murmullos de la carne.
    Se espera todo menos caballos pálidos”.
  • La risa de mi abuela es un manantial de alegría.
  • La chica disfrutaba al mirar la plata del mar a la distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *