Diferencias entre ventaja competitiva y comparativa

La ventaja es un término que se puede utilizar en múltiples ámbitos y se define como la circunstancia que brinda la oportunidad que algo o alguien se encuentre en condiciones mucho mejores que otro para realizar algún tipo de acción. También cabe señalar que, en ocasiones, hay personas que se toman el poder de aprovecharse de algún hecho para conseguir la meta deseada, teniendo en cuenta que eso se convertiría en abuso.

Esta noción se usa mucho en la economía y las finanzas, sobre todo, si se trata de ventaja competitiva y ventaja comparativa, siendo esta última la que disfruta mientras que la competitiva, como su propio nombre indica, compite.

Si quieres conocer detalladamente las diferencias entre ventaja competitiva y comparativa, no te detengas aquí.

La ventaja competitiva y comparativa se usan mucho en el ámbito económico

Diferencia en el origen

La ventaja comparativa se conoce por ser uno de los términos más antiguos e importantes dentro del mundo de la ciencia económica, y fue gracias a David Ricardo en el XIX. Mientras que la ventaja competitiva fue desarrollado por Michael Porter en el año 1980 con el objetivo de aclarar ciertos problemas de la otra.

Diferencia en el concepto

Por un lado, la ventaja competitiva se define como la capacidad que tiene una persona o una empresa de sobreponerse a otra u otras ligadas al mismo sector a través de métodos que no están del todo definidos. Siempre tiene que ser una ventaja única y sostenible con la finalidad de conseguir unos resultados mucho mejores, lo que conlleva a que la posición en el mercado sea superior.

Por otro lado, la ventaja comparativa se define como la capacidad que posee un individuo, una empresa o un país para producir un bien o servicio usando los menos recursos posibles, e incluso, que sean menores que en otros sitios. Entonces, se puede decir que es un concepto básico del comercio internacional.

Diferencia en base a ejemplos

Competitiva

Uno de los ejemplos más claros de ventaja competitiva es el de Coca-Cola y Pepsi. Las dos empresas trabajan dentro del sector de la industria de las bebidas. Eso sí, aunque ofrecen a los potenciales clientes un producto muy parecido, el consumidor escoge el que más crea necesario según el precio, el gusto, la publicidad, etc.

Comparativa

Un ejemplo para comprender la ventaja comparativa es un profesor y un maestro, siendo el primero el mejor en lo suyo al igual que el segundo. Entonces, cada uno se especializa en lo suyo y luego se retroalimentan para brindar un mejor servicio, lo que conlleva a que ambos ganen.

Las empresas de un país lo que deben hacer es pasar de competir sobre ventajas comparativas para hacerlo sobre las competitivas.

Esto conlleva a que no solo se dependa de la mano de obra (esfuerzo físico y mental que emplea un técnico para fabricar) barata y poco eficiente. Lo que se debe hacer es crear una competitividad para que los empleados estén más capacitados, realicen un mayor esfuerzo y trabajen para crear más innovaciones tecnológicas con el objetivo de incrementar la productividad.